viernes, 4 de noviembre de 2011

Amazón y el futuro de la editorial en España

En una reciente entrevista del periódico El Pais el encargado de promover el desembarco del libro digital de Amazon en España, Greg Greeley, defendió su existencia ante los agoreros que suponen la llegada del apocalipsis. Pero aún tienen tiempo, afirma en primer lugar porque no se trata de un desembarco definitivo, sino que se trataría de una situación provisional en la cual la rempesa todavía no ofertaría sus abundantes contenidos digitales; y en segundo lugar (y más importante) porque “la ley de precio fijo en el libro impide estrategias de precios muy bajos (el máximo descuento permitido es del 5% tanto en libro físico como en formato digital)”. Sin embargo, prosigue el artículo, su presencia inquieta a los libreros algo que el propio Greeley trata de desdecir defendiendo que aunque las cosas van a cambiar las tiendas tradicionales seguirán ofertando cosas que las tiendas virtuales no pueden ofertar. Pero en cualquier caso opina que todo pasa por la adaptación al contexto. Pone como ejemplo su empresa, primeramente preocupada por ofertar los soportes físicos tradicionales (libros, DVD, CD´s, relojes…) hasta que finalmente pasaron a vender principalmente soporte virtual. Y así en EEUU hasta asaltar "otros paises Canadá, Reino Unido, Alemania, Austria, Francia, China, Japón, Italia... y ahora España". Un hecho que inquieta a los editores españoles, a los cuales trata de tranquilizar. Pero no solo preocuipa en nuestro país su llegada, sino que en la misma Francia las relaciones resultan ser bastante tensas. Allí, dice el artículo, "la compañía fue acusada de tirar los precios de los libros digitales, desafiando la ley gala de precio fijo". En cuanto a los planes futuros de Amazon afirma que pasan por volver "a poner en circulación obras en las que los editores ya no están interesados", y la traducción de aquellos libros consuiderados interesantes para la comunidad de clientes hispanoparlantes.

1 comentario:

  1. El Papel no muere en particular en el Tercer mundo y las razones son obvias, el transporte del Libro mismo en climas variados donde el papel no sufre tanto ante la lluvia como los dispositivos electrónicos , la facilidad de robarse el dispositivo en cualquier lugar vulnerable frente al papel del Libro que no es meríto ni objeto robable para el ladron de turno y la permanencia del Libro aún cuando te corten el servicio de Internet, y de ultimo los libros en superpromoción en papel a precios irrisorios .

    ResponderEliminar